acuerdo_paris

¿Cuáles son las principales medidas del Acuerdo de París?

El Acuerdo de París se fija el objetivo principal de no aumentar más de 2ºC la temperatura global del planeta respecto a los niveles de la época preindustrial. Dos grados pueden parecer a simple vista una temperatura insignificante, pero los científicos alertan de que a nivel planetario supondría consecuencias catastróficas.

 

Para ello, el Acuerdo de París señala la necesidad de reducir el uso de los combustibles fósiles, principales responsables de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los más importantes gases de efecto invernadero (GEI) implicados en el cambio climático. 

 

Cada país firmante del Acuerdo debe presentar un plan para reducir dichas emisiones, aunque sus objetivos no son obligatorios. Asimismo, se crearán inventarios para hacer un seguimiento de los programas nacionales.

 

La cuestión económica es clave para conseguir los objetivos del Acuerdo. Los países desarrollados deberán reunir desde 2020, cuando entre en vigor del acuerdo, hasta 2025, y de forma anual, 100.000 millones de dólares para ayudar a los países en desarrollo a que reduzcan sus emisiones y se adapten a las consecuencias del cambio climático. Esta cantidad deberá ser además revisada para antes de dicho año. Otros países podrán aportar dinero de forma voluntaria.

 

Acuerdo de París: cómo conseguir sus objetivos

Los expertos en cambio climático apuntan como esenciales las siguientes medidas para lograr e incluso superar los objetivos del Acuerdo de París:

  • Sustituir progresivamente el uso de combustibles fósiles por energías renovables.
  • Aumentar la eficiencia energética para consumir menos energía y reducir las emisiones de GEI.
  • Lograr un sistema de movilidad sostenible basado en la peatonalización de los núcleos urbanos, el reforzamiento de la movilidad en transporte público y bicicleta, y la reducción del uso del coche privado (que en caso de tener que utilizarlo sea eléctrico y compartido).
  • Frenar la deforestación a nivel mundial y aumentar las zonas boscosas, que actúan con sumideros de carbono (atrapan el CO2 de la atmósfera).
  • Cambiar el actual modelo económico, basado en el usar y tirar, por un sistema de economía circular, transformando los residuos en recursos e impulsando un consumo basado en la reducción, la reutilización y el reciclaje.
  • Apoyar la ciencia y tecnología “del clima” para lograr aplicaciones que reduzcan las emisiones de CO2.

 

¿Y después del Acuerdo de París qué?

El Acuerdo de París propone unos objetivos y cómo lograrlos, pero es en las siguientes Cumbres del Clima, las Conferencias de las Partes (COP), entre 2015 y 2020, donde se tiene que concretar y ratificar, para que entre en vigor hasta 2050.

 

En la última Cumbre del Clima hasta la fecha, la COP 24, celebrada en Katowice (Polonia) del 2 al 14 de diciembre de 2018, se lograba un pacto para su desarrollo técnico. Se trata de un “libro de reglas” para que las 196 Partes de la COP apliquen en 2020 de forma unificada y transparente el Acuerdo de París, que sucederá entonces de forma definitiva al Protocolo de Kioto.

 

La siguiente Cumbre del Clima, la COP 25, se celebrará en Santiago de Chile entre el 2 y el 19 de diciembre de 2019. Durante esta Cumbre de Chile se espera fijar criterios para el cumplimiento del Acuerdo de París, y mejorar las metas de reducciones de los países.

 

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top