moda_sostenible

¿Qué es la moda sostenible y cómo conseguirla?

Las grandes multinacionales de la moda consiguen una producción masiva, barata y acelerada al no pagar el coste real de lo que contaminan, de los recursos que consumen, ni de la mano de obra que utilizan. El resultado: un grave impacto ambiental y social a nivel mundial.

 

Lo consumidores pueden contribuir a un mundo más ecológico y solidario apoyando la moda sostenible. Este tipo de producción se basa en materias primas elaboradas de forma respetuosa con el medio ambiente y las personas, y aplicando la política de las tres erres: reducir el consumo utilizando solo lo imprescindible; reutilizar las prendas para alargarles su vida lo más posible, y reciclar sus materiales para reaprovecharlos cuando las prendas se convierten en residuo.

 

Tendencias de la moda sostenible

 

Dentro de la moda sostenible se pueden encontrar diversas tendencias. Siguiendo los pasos del movimiento “slow” (lento) para hacer frente al “fast food” (comida rápida), algunos creadores han introducido el movimiento “slow fashion” (moda lenta). Sus impulsores apuestan por lo ecológico y lo social, con una ropa de calidad, a temporal, y que sienta bien a quienes la vistan, tanto por su diseño como por sus materiales.

 

Otra propuesta de la moda sostenible se basa en la economía circular. Este nuevo modelo económico, que la Unión Europea (UE) quiere implantar en sus Estados miembros, consiste en sustituir el actual usar y tirar por un modelo basado en la naturaleza, donde los residuos no se desperdician, sino que se aprovechan para hacer nuevos productos. 

 

En concreto, se basa en el concepto de pago por uso o por servicio, de manera que, en vez de comprar la prenda, se paga por usarla. Algunas empresas confeccionan y venden ropa de alta calidad a partir de prendas viejas. Otras proponen a sus clientes alquilar la ropa durante un tiempo con la opción de quedárselos, intercambiarlos o devolverlos. De esta manera, se alarga su vida útil y se garantiza la recuperación de sus materiales para poder reciclarlos.

 

La reutilización es otra de las claves de la moda sostenible. Algunas de estas empresas recuperan todo tipo de productos textiles para su posterior reutilización en sus tiendas. Por otro lado, reciclan los productos que ya no pueden reutilizarse, pero pueden aprovecharse como materia para nuevos productos. Estas iniciativas suelen además cumplir una función social, ya que ofrecen ropa a personas con pocos recursos, y empleo a colectivos en situación o riesgo de exclusión social. 

 

¿Cómo conseguir moda sostenible?

 

Lo primero para afianzar la moda sostenible empieza por nosotros mismos, evitando ese consumo de inmediatez y de productos baratos, pero de baja calidad y alto impacto ambiental y social. Comprar productos de calidad, arreglar la prenda para no tener que comprar una nueva, hacernos nuestra propia ropa, o apostar por marcas y diseñadores locales sostenibles serían acciones básicas.

 

Holanda, Reino Unido, Alemania o Estados Unidos lideran a nivel mundial la producción de moda sostenible, con creadores y empresas que potencian la producción local, la calidad y el cuidado de los materiales, pero también el diseño para hacer sentir únicos y atractivos a quienes las visten. En España también se pueden encontrar ejemplos de moda sostenible, aunque se trata normalmente de pequeñas iniciativas que tienen complicado competir con las grandes marcas. Por ello, el apoyo de los consumidores es esencial.

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top