huerto-ecologico

¿Cómo hacer un huerto ecológico en casa?

Si eres de los ecólatras a los que les gustaría cultivar sus propios alimentos ecológicos, entonces este post te interesa. En esta pequeña guía te explicamos paso a paso lo necesario sobre cómo hacer tu huerto ecológico en casa:

Empezar con un mini huerto

 

Una pequeña terraza, un balcón, el alfeizar de una ventana, un patio o incluso una azotea pueden convertirse en un huerto ecológico en casa. Además de ser una buena forma de empezar a aprender lo necesario y poco a poco para mantener un cultivo, es la mejor opción para conseguir resultados lo más cerca posible. 

 

Encontrar un terreno para cultivar

 

Si queremos dar el salto a un huerto casero convencional, lo primero es obviamente buscar un terreno cultivable, eso sí, que esté en buen estado, alejado de posibles focos de contaminación. Si lo tenemos en nuestra vivienda no hay más que pensar. Si se trata de una urbanización, se puede plantear en la comunidad la idea para el disfrute del vecindario. Si no es el caso, tenemos varias formas de poner en marcha huertos ecológicos caseros. Cada vez más instituciones locales acondicionan terrenos públicos para ser cultivados como huertos caseros por la ciudadanía. También existe la posibilidad de los huertos compartidos: el dueño de un terreno permite cultivarlo a quien quiera a cambio de recibir parte de la cosecha mediante un contrato de cesión. Otra opción es el alquiler de huertos urbanos: sus propietarios ofrecen terreno y todos los elementos necesarios para cultivar a cambio de un pago mensual, que suele rondar los 40 euros. 

 

¿Qué necesito para mi huerto ecológico?

 

Si queremos un mini huerto casero, es imprescindible conseguir tiestos, maceteros, jardineras, etc. en función del sitio disponible, así como tierra de calidad. También se pueden reutilizar latas, garrafas de agua o cubos de plástico con varios agujeros en el fondo para el drenaje del agua. Las semillas que queramos plantar se pueden comprar en sobres muy baratas, pero si queremos acelerar el cultivo y tener más posibilidades de éxito, habrá que conseguir la planta ya germinada. A la hora de cuidar y recolectar la cosecha, son necesarias unas tijeras de poda, una regadera (si somos muy manitas podemos instalar un sistema de riego a goteo), una cesta de mimbre para recoger la cosecha y abono. Este último puede conseguirse también en casa mediante compostaje, un sistema de reciclaje de los residuos orgánicos.

 

¿Qué vamos a cultivar?

 

Plantas aromáticas como el romero, la albahaca, o el tomillo; frutas como las fresas; verduras y hortalizas como los cebollinos, las lechugas, los tomates, las zanahorias, los pimientos o las berenjenas son algunas variedades que mejor se adaptan a un cultivo casero, pero hay más. Y si se buscan asociaciones de cultivos, como el tomate y la lechuga, por ejemplo, mejor, ya que se ayudan entre ellas a la hora de crecer y defenderse ante las plagas.

 

Aprendiendo a cultivar mi huerto casero

 

Aunque no es imprescindible ser un agricultor profesional para cultivar y cosechar un huerto ecológico urbano, sí son necesarios unos conocimientos mínimos. Por ello se recomienda la lectura de libros y revistas especializadas en horticultura, de blogs y páginas web que ofrecen consejos para poner en marcha y cuidar un huerto casero, acudir a cursos, conferencias, etc. sobre el tema o ponerse en contacto con otros “agricultores urbanos” para aprender y compartir conocimientos.

 

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top