recetas de productos cosméticos caseros

Recetas de productos cosméticos que pueden elaborarse de forma casera

Con tanto tiempo entre manos mejor tenerlas entretenidas y limpias. Por eso, proponemos una serie de mejunjes y productos cosméticos que pueden elaborarse de forma casera. Todo con el fin de distraernos, tener excusa para subir unas cuantas stories, oler muy bien y de paso entender cómo están hechas las cosas que usamos habitualmente.

Cómo hacer productos de belleza naturales

Jabón: casi un cosmético y de siempre muy casero

Aliado incansable en nuestra pelea contra el Coronavirus, ahora también aliado para entretenerlos y darle diferentes usos a la vez que ahorramos un poco.

Hacer jabón no es fácil y encima hacer estos cosméticos en casa es un poco peligroso. Ahora mismo hay ecólatras de todas las edades encerrados en casa, así que vamos con algo para toda la familia que no conlleve usar productos agresivos como la sosa.

Si quieres aprender a hacer el jabón, en este vídeo de Youtube lo explican muy bien y lo hacen de una manera sencilla.

 

¿Cómo podemos elaborar nuestros jabones cosméticos naturales?

Con jabón casero, o una pastilla de esas para que los armarios huelan bien que ya no huele a nada o bien una de las más baratas que tengan en la tienda, podemos hacer otras recetas de cosmética casera más vistosas y entretenidas como jabón de manos o para la lavadora.

En esencia, es lo mismo, jabón, pero para usarlo todas las veces que debemos lavarnos las manos, la pastilla se hace un poco aburrida, sobre todo para los más peques. Además, haciéndolo gel, podemos usarlo también para la lavadora, sobre todo si lo hacemos a partir de jabón hecho en casa o con pocos aromas ni añadidos.

Para hacer jabón líquido nos hará falta lo siguiente:

-   20 g de jabón rallado

-   200 ml de agua

-   Un cazo

-   Un recipiente dosificador

 

 

Lo primero es rallar el jabón. El ratio son 10g de jabón por 100 ml de agua, así que, al gusto de la cantidad final que queramos hacer.

Una vez lo tengamos rallado, lo añadimos a la cazuela en la que previamente habremos puesto el agua y estará a punto de hervir. Mientras removemos muy despacio para no crear espuma, lo llevamos a ebullición y lo dejamos hervir un minuto o algo más. Lo dejamos templar en el mismo cazo.

Si hemos usado jabón hecho en casa o de pastilla tipo lagarto, muy posiblemente al enfriarse haya tomado una consistencia de gel. Si hemos usado un jabón más industrial tipo Heno de Pravia, al enfriarse y por los espesantes que le añaden, se habrá hecho una masa compacta pero blanda. No pasa nada, removiéndolo, romperemos esa gelatina y podremos meterlo en nuestro dosificador. Muy útil tener a mano un embudo en ambos casos.

Este jabón sirve también para la lavadora, pero hay que ponerlo directamente en el tambor con la ropa, no en el cajón destinado para ello. Por lo demás, quedará la ropa igual de limpia que con el jabón específico para lavadoras y nos ahorramos un dinero y un viaje al supermercado.

 

Exfoliante: piel suave y renovada

Exfoliar la piel, como la palabra indica, no es más que quitar las capas superficiales y muertas de células que se van quedando ahí y el exfoliante es de los productos cosméticos pueden elaborarse de forma casera y segura.

En Internet se pueden encontrar cientos de recetas de cosmética natural y casera que te enseñan a hacer exfoliantes con limón, miel, azúcar y un montón más de elementos cotidianos que sobre nuestra piel y mezclados con otros pueden reaccionar de formas muy diversas. 

En realidad, lo único que necesitamos para exfoliar es algo un poco rasposo que arrastre esas células muertas y que no termine en el estómago de peces y fauna marina como los microplásticos. Entonces ¿cómo vamos a elaborar exfoliantes con cosméticos naturales?

 

 

Por eso con medio vaso de arroz, dos cucharadas de agua y unas pocas gotitas de aceite de coco, vamos servidos para esta rápida receta de belleza casera.

Pulverizamos el arroz en una batidora potente, le añadimos el agua y 3 o 4 gotas de aceite. Puede ser de coco, de rosa mosqueta o de cualquier aceite cosmético que tengas por casa. Si no, un poquito de crema facial, dará la textura cremosa que necesitamos.

Hecha la mezcla, simplemente hay que extenderla por la cara haciendo movimientos circulares y aclarando luego con agua tibia. No es necesario dejarlo reposar ni esperar con la mezcla sobre la piel, simplemente, aplicar, círculos y aclarar con cariño, que cara solo hay una.

 

Bombas de baño: efervescencia, olor y color en la ducha

Aquí la cosa se complica un poco más por los ingredientes, hacer productos de belleza naturales es un reto, pero merece la pena por el resultado tan espectacular. Nos harán falta:

-  ½ taza de ácido cítrico

-   ½ taza de sal epsom (Sulfato de magnesio)

-   ½ taza de bicarbonato de sodio

-   ½ taza de maicena

-   5 cucharaditas de aceite esencia

-   4 cucharaditas de aceite de oliva

-   3 cucharadas de agua

-   Colorante alimentario al gusto. 3 o 4 gotas.

-   Espray con agua

-   Molde

 

Hay que mezclar todos los ingredientes secos en un recipiente muy bien y sin dejar grumos. Lo ideal para esta y el resto de recetas de cosmética casera es ayudarse con unas varillas. En otro bol, se mezclan los ingredientes líquidos.

Poco a poco debemos incorporar los ingredientes líquidos a los secos mezclando con unas varillas y pulverizando agua si es necesario. La menos posible para que no reaccione el bicarbonato.

Posteriormente, debemos mezclarlo bien con las manos, apretando y estrujando para que se integre todo bien. Notaremos que ya está listo cuando sea homogéneo y cuando al apretar con la mano se mantenga la forma.

Aquí llega el momento de meterlo en el molde que hayamos elegido presionando bien para que se compacte. Una vez hecho eso hay dos opciones: la de los pacientes, que es dejarlo secar 24 horas en el molde o la que cualquiera elegiría en esta situación, que es sacarlo al instante. 

Si este es el caso, tendrás que dejarlo reposar igualmente 24 horas en un paño o una toalla. Si se desmorona al sacarlo del molde, le añadiremos un poco más de agua a la mezcla y lo intentaremos de nuevo.

Una vez seco, estamos listos para el baño de burbujas y color.

La ventaja de estas recetas de cosméticos caseros es que, se puede innovar en las mezclas lo que quieras, siempre y cuando mantengas los ingredientes esenciales. Flores secas de lavanda, hojas de romero, diferentes aceites esenciales, diferentes colorantes o incluso purpurina.

 

No todo van a ser recetas de cosmética casera

Antes de empezar con la cosmética y el entretenimiento tenemos que estar seguros de que nuestro hogar está libre de patógenos. ¿Por qué habría de haberlos si ya llevamos varias semanas cumpliendo con la distancia social y sin salir a la calle más que para lo necesario? Pues porque cada vez que vamos a la compra, introducimos en nuestra despensa elementos externos de los cuales desconocemos su higiene.

Por ello, os recomendamos que cada vez que vayáis a la compra, hagáis una mezcla de agua y lejía para pulverizar, y luego secar con una bayeta limpia. La proporción es de 20ml de lejía corriente por litro de agua.

Y ya que estás, aprovecha y dale una pasada al móvil con un poco de alcohol, que seguro que la cara no te la tocaste cuando fuiste a la compra, pero la lista la llevas apuntada en las notas del teléfono y lo has estado toqueteando todo el rato.

Ahora sí, bañados, exfoliados y con manos, ropa y despensa limpias se ve el confinamiento de otra manera, ¿verdad?

 

 

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top