verano-reciclaje

¡En verano también hay que reciclar!

El reciclaje que realizan los ciudadanos en España desciende en un 12% durante las vacaciones de verano, según un estudio de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (Hispacoop).

Aunque en verano la idea es estar más relajados, o que en algunos lugares donde vamos a pasar las vacaciones no ponen tantas facilidades para reciclar como en nuestro lugar de origen, no debe ser excusa para, al menos, intentarlo. Si durante el resto del año somos respetuosos con el medio ambiente y reciclamos, ¿por qué no hacemos lo mismo en verano?

Consejos para reciclar en verano

Localizar los contenedores de reciclaje de nuestro lugar de vacaciones:

De la misma manera que buscamos los sitios de interés turístico, los lugares para comer, tomar algo, etcétera, del lugar a donde vamos a pasar nuestros días libres de verano, también podemos encontrar los contenedores verdes para el reciclaje de vidrio, amarillos para el reciclaje de envases, latas y briks, y azules para el reciclaje de papel y cartón, más cercanos. 

 

No abandonar los residuos en entornos naturales:

El verano es uno de los momentos del año que más concurridas están las zonas de naturaleza, tanto espacios azules (playas, lagos, mares, etc.), como verdes (montes, parques naturales, reservas de la biosfera, etc.). Si somos capaces de llevar hasta allí un determinado producto o envase, seguro que también podemos traerlo de vuelta, mucho más si está vacío, y depositarlo en el contenedor correspondiente. Junto a los elementos típicos cuando vamos a un espacio natural, podemos también llevar una bolsa en la que guardar los residuos.

Evitar en lo posible los envases de usar y tirar, que proliferan en chiringuitos, fiestas y demás espacios estivales: 

Además del gran derroche de recursos y energía, provocan el aumento de la contaminación, en especial en nuestros océanos, al no reciclarse en su totalidad. 

Ayudar a recoger y reciclar los residuos abandonados: 

Lamentablemente es común ver en playas, mares, montes y demás espacios naturales donde pasamos el verano basura abandonada que podría reciclarse. Entre todos podemos ayudar a recoger y reciclar, aunque sea una pequeña cantidad, para que tengamos un entorno más limpio.

 

Reclamar contenedores o una mayor recogida: 

Podemos contactar con las instituciones locales para solicitar que pongan más contenedores o para informar de que los residuos no se recogen de forma suficiente.

Aprovechar para hacer educación ambiental:

En estos días festivos que pasamos más tiempo con los más pequeños de la casa, puede ser un buen momento para enseñarles la importancia del reciclaje. Se puede hacer de forma lúdica, jugando a adivinar dónde se depositan los residuos o haciendo manualidades con envases.

¿Por qué es importante reciclar? 

No nos vamos a cansar de recordar que un gesto tan sencillo como separar los residuos y dejarlos en su contenedor conlleva enormes beneficios en forma de reducción de basuras en los vertederos, ahorro de materias primas y energía, disminución de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) implicadas en el cambio climático, creación de puestos de trabajo y nuevos productos, etc.

Por ejemplo, en el caso del vidrio, 3 botellas recicladas evitan un 1 kilo de basura en los vertederos y ahorran la energía suficiente para mantener encendida una bombilla de bajo consumo durante 9 días. Además, el vidrio es un material con infinitas vidas: si se recicla puede utilizarse una y otra vez para hacer nuevos productos. De una botella de vidrio puede salir otra botella de vidrio.

 

 

 

 

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top