animales-en-via-de-extincion

Animales en vía de extinción, ¿conoces las causas?

Quizá todavía no nos hayamos dado cuenta de que todo lo que hacemos con el medio ambiente, repercute directamente en nosotros y más concretamente en la variedad de especies que pueblan toda la flora y la fauna de nuestro planeta.

En este nuevo post ecólatras, vamos a contaros cuáles son los principales animales en vía de extinción de nuestro mundo, cuáles son las desagradables causas de ello y, sobre todo, de qué manera podemos tomar conciencia de cómo evitarlas en la medida de lo posible.

Lo primero en lo que tenemos que pensar, es que el hecho de que haya animales en vía de extinción es una consecuencia directa de las actividades del hombre. Pese a que muchas especies han sabido adaptarse y sobrevivir al nuevo medio ambiente que estamos creando, lo cierto es que hay una serie de animales que no hacen más que verse reducidos en número.

Las causas son de sobra conocidas, a parte de las propiamente biológicas o naturales, donde estarían recogidas todas las enfermedades y epidemias que han llegado a diezmar especies, sumadas a la competencia vital entre ellas. Las catástrofes naturales, también tienen su pequeño pedazo del pastel, volcanes, huracanes y sequías son las que tienen mayor puntuación de causa.

Pero la principal, y la que urge solucionar con mayor rapidez, somos nosotros, porque somos los culpables de la contaminación del medio ambiente, la caza furtiva y la sobreexplotación de forma continua e irresponsable de los recursos naturales.

Principales animales en vía de extinción

Una de las principales especies en vías de extinción a tener en cuenta es el Oso Polar, su vida depende del hielo y como sabéis, nuestro hielo se está derritiendo cada vez más con el cambio climático. Llegará un momento en que no podrán alimentarse porque precisan del hielo para capturar a sus presas. Llegados a este punto de no retorno, perdemos a esta especie, que como todas aquellas de las que vamos a hablar, tiene su papel imprescindible en el funcionamiento del ecosistema y de la cadena animal.

Si el hielo del Polo Norte se derrite por completo, no habrá barrera contra la radiación solar y, por tanto, las aguas del mar se calentarán más, acelerando el calentamiento global del planeta.

El Oso Panda es uno de los animales del que se han tomado más medidas a favor para evitar su extinción. Desde 1980, su caza está totalmente prohibida. Actualmente se sabe que esta especie sigue en peligro, nadie se atreve a afirmar que las cifras que se ofrecen de animales en libertad son reales. El hecho de que se piense que estas cifras son reales y positivas, puede provocar la falta de financiación e investigación en torno a este animal. Su alimentación está basada en el bambú y los bosques de bambú de China se están viendo amenazados a causa del cambio climático.

El Tigre de Bengala es uno de los objetivos más populares de la caza furtiva, su pelaje está muy valorado en el mercado negro. Hay que tener en cuenta que el tigre es una de las especies más amenazadas donde tres de sus nueve subespecies se han extinguido completamente. La progresiva desaparición de este animal ha provocado grandes agujeros en la cadena trófica y en el propio ecosistema.

El Lobo Gris, una de las víctimas de caza furtiva y deportiva más comunes. Su desaparición está provocando estragos en el ecosistema. Aunque ha sido declarada especie en peligro de extinción, los últimos estudios confirman que ya ha desaparecido por completo de su hábitat natural.

El Orangután de Sumatra, declarada hace unos años animal en peligro de extinción, es una especie fuertemente afectada por la deforestación de su hábitat natural. Su caza furtiva para después convertirse en venta como mascota y las decisiones de grandes empresas que destruyen su hogar para extraer el famoso aceite de palma, han hecho que este animal se encuentre en una situación crítica.

En esta lista no están todos los animales en vía de extinción que deberían de estar, la lista es grande y aumenta día a día, multitud de especies están en situación crítica y la fauna marina está cada vez debilitándose más….

Podemos pensar que esta situación depende de los poderes fácticos que dominan nuestro mundo o bien lavarnos las manos creyendo que son otros los que tienen que tomar estas decisiones.

Pero la realidad, y la única que debe enseñarse y madurar, es que nosotros también podemos hacer. Podemos reeducar a las generaciones venideras enseñándoles el valor de lo que tenemos y que parece que hemos olvidado. En nuestro día a día, hay un montón de cosas que podemos hacer que sirven, aunque no lo creáis, sirven.

Y los pequeños detalles queridos ecólatras, son los que realmente mueven el engranaje del mundo.

Ahorra agua siempre que puedas, sin agua no hay vida. Recicla, por favor recicla, evita todo el plástico que puedas en tu vida sustituyéndolo, infórmate de todas las nuevas alternativas responsables con el medio ambiente que existen y van creciendo cada día. Por último, nunca te olvides de reutilizar siempre todo lo que puedas.

Y si está en tu poder educar a otros en el significado del medio ambiente, lo que significa para nosotros y para todas las especies que viven en este planeta, házlo. 

 

 

 

 

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top