Actividades en la naturaleza para este verano

Llevábamos mucho tiempo con ganas de salir y ahora que por fin han llegado las vacaciones y vemos el confinamiento por el retrovisor, se nos ha olvidado qué hacer fuera de casa.

Con toda la cautela que la situación exige, os recomendamos actividades en la naturaleza para respirar aire fresco, mirar al horizonte y coger fuerza para el invierno. Eso sí, siempre cuidando la naturaleza a nuestro paso.

Deportes en la naturaleza respetuosos con el medioambiente

Nos moríamos de ganas y fantaseábamos desde nuestro salón con actividades deportivas en la naturaleza y con ocio al aire libre, por eso este verano cada vez somos más las personas que nos estamos lanzando a nuevas actividades en la naturaleza.

Ya sea senderismo, surf, espeleología o parapente, todas suceden en un entorno natural que tiene que permanecer inalterado a nuestro paso. Para eso, antes de elegir actividad te recomendamos pensar si existe su versión no contaminante. Por ejemplo, ¿para qué alquilar una moto de agua con el gasto de combustible y generación de ruido que conlleva existiendo el paddle surf? Recapacita sobre si tu actividad va haber cambiado algo cuando haya terminado y busca la alternativa ecólatra, seguro que existe.

Escalada, ciclismo, barranquismo… hay más de los que imaginas. Cuando estés decidido, selecciona una empresa proveedora de servicios que tenga en cuenta el cuidado y apreciación de la naturaleza. También este año, ten muy en cuenta las medidas de seguridad contra la COVID19 y que se cumpla la normativa.


La OCU, en colaboración con otras asociaciones de consumidores europeas y bajo los auspicios de la Comisión Europea, ha elaborado la Guía de los Deportes en la Naturaleza, que puede descargar en formato pdf. Consúltala para disfrutar de los deportes de naturaleza mejor y con las máximas garantías de seguridad.

Si lo tuyo es el senderismo por el campo o a la montaña, ten presentes unos consejos básicos:

· Prepara el equipo que necesitarás: comida y snacks, agua, linterna, calcetines de recambio, gafas de sol, GPS, cerillas y una bolsa de basura para llevar siempre contigo y tirar a un contenedor son los elementos clave.

· Mide tus fuerzas. Escoge la ruta teniendo en cuenta las condiciones físicas del grupo y por supuesto, mirad el parte meteorológico antes de salir. Piensa siempre que mucho calor también puede ser un riesgo, no solo hay que mirar que no llueva.

Cómo cuidar el medioambiente mientras disfrutamos de la naturaleza

Cuando estamos en plena naturaleza tenemos que medir nuestras acciones y tener en cuenta que la totalidad de las actividades en contacto con la naturaleza tienen un impacto. Que sea negativo a corto, medio o largo plazo depende de nosotros.

Según realicemos unas actividades u otras, con qué frecuencia, el momento del año, cuántos seamos y cómo nos comportemos definirán la huella que dejaremos.

Debemos asegurarnos de que el aire, el agua, el suelo, el paisaje, la flora y la fauna permanezcan intactos de generación en generación. Es responsabilidad de todos.

Dependiendo de dónde se realice la actividad, habrá unas acciones perjudiciales para el medio en el que se desarrolla:

· Actividades acuáticas: la contaminación con detergentes, residuos y los combustibles de las embarcaciones de motor. Ya te contamos cómo cuidar los mares este verano. y también hablamos de cremas, ¿creés que dan igual, que son inocuas?, no te lo pierdas.


· Actividades relacionadas con el medio aéreo: si las actividades aéreas como el parapente o ala delta no se realizan con cuidado y conocimiento, puede darse el abandono de las aves de su hábitat, en especial durante el periodo de nidificación. Asegúrate que cuentas con profesionales cualificados que tienen en cuenta estos aspectos.


· Actividades terrestres: la erosión del suelo, el deterioro de senderos, la alteración de pequeños arroyos, la recolección de plantas, setas, rocas y fósiles hasta la muerte de animales por atropellos causados por bicicletas de montaña. Son muchos los daños, pero también es mucho el bien que podemos hacer. Asegúrate de que ni tú ni tu grupo dejáis rastro.

· Independientemente de la actividad en el medio natural que realicemos, podemos ocasionar molestias a la fauna por los ruidos generados.

Queremos hacer una mención especial a las piedras apiladas: Es una moda nociva para la flora y la fauna. Por bonito que quede en Instagram, no lo hagas, por favor. Un estudio en el que ha participado el CSIC recuerda que retirar las piedras del suelo para crear estructuras es práctica nociva para el entorno debido a que se destruyen hábitats esenciales para la supervivencia de numerosas especies que dependen de ellas. Puedes aprender más sobre este asunto en este artículo de El Ágora Diario.

Actividades en la naturaleza con niños

¡No nos olvidamos de los miniecólatras! Cualquier momento es bueno para iniciar a niñas y niños en la naturaleza, su apreciación y su cuidado. Por eso te proponemos planes para que los más pequeños disfruten de explorar la naturaleza.

· La belleza de los bichos: Bueno, bonito y barato, lo tiene todo. Con una lupa y los pequeños pueden descubrir un el mundo natural que pasa inadvertido. Los insectos pasan a ser objeto de atención y saber más de ellos hará que no les teman y colaboren en su conservación. ¡La entomología no es solo para adultos!


· Aprender tocando: En la ciudad nos pasamos el día diciéndoles a nuestros pequeños que esto no se toca y aquello tampoco, así que será un ejercicio divertido pedirles que recojan tres o cuatro objetos distintos cada uno de ellos y tratar de adivinar, con los ojos vendados, cada uno de ellos. ¿Te atreves a jugar?

· Descubrir el olfato: En el campo todo huele mejor, eso lo sabemos todos los adultos pero es el momento de que lo aprendan los pequeños de la casa. Durante los paseos que hagáis podéis ir fijándoos en los arbustos aromáticos y conociendo más sobre ellos. El romero, el laurel, la lavanda o el tomillo son muy fáciles de identificar y abundan en la naturaleza en verano.


· Actividades nocturnas: Alejados de las prisas del curso y de la contaminación lumínica de casas y farolas es el momento ideal para presentarles a tus hijos algo tan desconocido como misterioso, el cielo. Hay un montón de apps que te servirán para identificar cada cuerpo celeste, pero ya verás que solo con tumbaros bocarriba en un lugar despejado y sin luces alucinaréis. Eso sí, ¡prepárate para un montón de preguntas!


Estas son las propuestas ecólatras de actividades en contacto con la naturaleza. Y tú, ¿cuánto has cuidado el medioambiente este verano?

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top