Que-cosas-se-reciclan-y-cuales-no

¿Qué cosas se reciclan y cuáles no?

El reciclaje forma parte del ADN de un ecólatra, pero la gran variedad de productos y materiales hace que en ocasiones sea difícil saber qué materiales se pueden reciclar. En este post despejamos todas las dudas sobre qué se puede reciclar y no en los principales contenedores urbanos:

 

Contenedor verde
 

En el iglú verde se depositan los envases de vidrio (botellas, tarros, frascos), salvo los de medicamentos, que van al contenedor SIGRE de las farmacias. En este último de hecho van todos los medicamentos, incluidos el cartón o el plástico del envase.

No se puede reciclar en el contenedor verde cualquier elemento de cristal, porcelana, cerámica, como vajillas, espejos, vasos, ventanas, etc., que tienen que ir a un punto limpio. 

Las bombillas y tubos fluorescentes, o bien van a estos puntos limpios (también conocidos como “Garbigunes” en Euskadi, “Ecoparques” en la Comunidad Valenciana o “Deixalleries” en Cataluña) o bien a unos contenedores específicos de Ambilamp que pueden encontrarse en puntos de venta de dichos productos.

 

Contenedor amarillo

 

En este contenedor se pueden reciclar las bolsas y los envases de plástico (bebidas, champús, suavizantes, yogurts, mantequilla, bandejas de corcho blanco, etc.), así como los envases de metal (latas de bebidas, de conservas, sprays como desodorantes, lacas, bandejas y papel de aluminio, etc.), y tetra briks de bebidas y alimentos.

Lo que no puede ir al amarillo son discos CD y similares, sartenes y demás elementos de cocina, y en general cualquier objeto de plástico que no sea un envase (juguetes, perchas, biberones, bolígrafos, cepillos de dientes, tapers, peines, pelotas, macetas, etc.). Las cápsulas de café no pueden ir al amarillo, sino a los contenedores específicos de las tiendas o a los puntos limpios. La ropa y el calzado puede depositarse en contenedores urbanos destinados a ello, y si no, en los puntos limpios.

Tampoco van al contenedor amarillo los aparatos eléctricos y electrónicos, que deben llevarse a un punto limpio, aunque si son de pequeño tamaño, como los teléfonos móviles, pueden llevarse a un gran punto de venta de estos productos, aunque no se compre nada. Las pilas también deben llevarse a puntos limpios o bien se pueden depositar en unos contenedores de Ecopilas que pueden encontrarse en establecimientos comerciales donde las venden.

El aceite doméstico se puede reciclar en contenedores específicos para ello o bien en los puntos limpios.

 

Contenedor azul

 

El diseño de la boca del buzón azul marca lo que puede depositarse en él: papel y cartón (folios, publicidad, cajas, hueveras, periódicos y revistas, cuadernos sin espirales, papel de regalo, etc.).

Y como hemos dicho, en el azul no se depositan los briks, sino en el amarillo. Tampoco van al azul las servilletas y demás productos de celulosa, ni el papel o cartón sucio o manchado de grasa, sino al contenedor del resto.

 

Contenedor marrón

 

También conocido como quinto contenedor, suele ser marrón, pero dependiendo del municipio puede ser de otro color, y está pensado para reciclar la basura orgánica o biorresiduos, tanto cocinados como sin cocinar: restos de carne o pescado, frutos secos, trozos de pan, cáscaras y conchas, posos y filtros de café e infusiones, hojas, flores, plantas y restos de poda, etc. 

En cualquier caso, dependiendo del uso posterior de estos residuos, puede que algunas de las cosas que mencionamos en cada lista se puedan reciclar o no. Por ello conviene informarse antes para depositarlos de forma correcta.

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
To Top